Inicio del contenido

Objetivos formativos

Objetivos

Las competencias necesarias de los graduados de la Escuela Politécnica Superior están previstas bajo los parámetros de los siguientes aspectos:

  • Conocimientos
  • Capacidades
  • Actitudes

Las prácticas tuteladas en empresas deben permitir:

  • Acercar a los alumnos al mundo de la profesión en la que quieren iniciarse. Las situaciones que vivirán dentro de los centros laborales serán reales y les servirán para experimentar o conocer las dinámicas de las organizaciones, los estilos de dirección, y la cultura empresarial.
  • Relacionar los aprendizajes académicos con las prácticas profesionales. Así, los estudiantes pueden entender de forma más significativa las exposiciones teóricas del aula a través de la experiencia vivida durante el período de las prácticas.
  • Inculcar a los estudiantes las actitudes adecuadas para saber estar en el mundo laboral. Conocer los diferentes roles que se desarrollan en la empresa los influirá y los hará reflexionar sobre su nivel de responsabilidad y compromiso con sus tareas.
  • Aproximar las universidades al mundo empresarial. Un mejor conocimiento de los procesos productivos o de servicios debe conducir a la universidad a poder ajustar los planes de estudios a la realidad de su entorno socioeconómico.

En cuanto a conocimientos, los interlocutores sociales parece que están de acuerdo en afirmar que los alumnos que salen de nuestra Escuelas Politécnica están preparados en conocimientos teóricos, pero también coinciden en que les faltan conocimientos prácticos y, sobre todo, se detecta un desconocimiento absoluto del entorno empresarial. Otro hecho manifestado en este aspecto es la falta de conocimiento de idiomas; las relaciones con los estados miembros de la UE, por un lado, y la "multiculturalidad" que están viviendo las empresas, por otro, hacen que sea fundamental el conocimiento de idiomas.

Otro de los aspectos relacionados es el de dotar de las capacidades suficientes a los nuevos titulados sobre elementos que tienen que ver con la dimensión humana, como la capacidad de adaptación a situaciones nuevas y cambiantes, el trabajo en equipo, el liderazgo, etc. Hay que pensar que en un plazo de tiempo no muy lejano estos titulados en Ingeniería pueden estar desarrollando tareas de responsabilidad y estar en situación de tomar decisiones que pueden afectar a otros compañeros y/o equipos de trabajo dentro de la misma empresa.

En cuanto a las actitudes, es quizás el aspecto de situación más difícil en el ámbito docente; sin embargo, es un tema muy valorado dentro de la empresa. Preparar el futuro ingeniero para superar las dificultades con empuje; que sepa comunicar, tanto a los dependientes como a los que tienen la responsabilidad, sus ideas o sugerencias; que tenga facilidad de adaptación a los nuevos modelos de estrategia y modelos de dirección; que actúe de forma positiva ante los retos, y que sepa que los éxitos o fracasos son fruto del trabajo en equipo y que cada uno de los componentes son elementos fundamentales para llevar a cabo la tarea encomendada. Estos, entre otros, son hoy elementos que se deben tener muy en cuenta a la hora de ir a buscar trabajo.

Estructura

Las prácticas tuteladas en empresas se plantean como una actividad formativa presencial situada en el último curso de los planes de estudio de la EPS.

Las empresas (o instituciones) que deseen colaborar en este proceso formativo firman un convenio marco con la UdL en que se pone de manifiesto la voluntad y el compromiso mutuo de facilitar la realización de estas prácticas. Las empresas que han manifestado su interés para aceptar alumnos en prácticas asignan un tutor que guiará al estudiante en este proceso y garantizará que las prácticas estén orientadas a completar la formación y los conocimientos adquiridos en la Universidad.

Por la parte de la EPS, hay un coordinador Escuela-Empresa que participa en la asignación de las empresas y es el contacto directo entre la empresa y la Universidad. Asimismo, también hay un Tutor Académico que hace el seguimiento de las prácticas y que participa en el proceso de asignación y de evaluación, y es el punto de referencia para los estudiantes. Es comprensible el hecho de que los alumnos adquieran unos conocimientos distintos según la empresa que hayan elegido, si bien serán comparables desde un punto de vista de la formación adquirida.

La elección de empresa se realizará al inicio del curso y se hará por orden de nota del expediente académico. En este documento figura la relación de empresas en las que se pueden realizar las prácticas tuteladas, aunque las empresas disponibles para hacer prácticas cada curso académico está actualizado en el espacio de la asignatura en el Campus Virtual.

Los estudiantes hacen las prácticas durante el periodo lectivo del curso académico, equivalente a 15 créditos. Una vez acabadas las prácticas, los alumnos presentan un cuaderno de prácticas rellenado para que sean evaluadas. El tutor asignado por la empresa visa el correspondiente cuaderno de prácticas redactado por el estudiante, además de hacer un informe valorativo de la estancia en la empresa.

Programa y Empresas colaboradoras

Cada empresa, al inicio del proceso, presenta una propuesta de prácticas que debe desarrollar el alumno candidato que tiene que hacer la estancia. Esta propuesta será diferente según la empresa solicitante y el departamento que la solicita, y no es necesariamente coincidente cada año.